Skip to content

Sobre la Homosexualidad (1a Parte)

13 julio, 2011

Este texto originalmente se iba a titular El fraude bajo la palabra ‘Homosexualidad’, sin embargo, he optado por darle el título que ahora tiene para dar a entender que, como en anteriores casos en este blog, este será el primero de una serie de entradas al respecto del mismo tema.

El título que primero pensé para el texto, se debe al tema del mismo: Cómo bajo la palabra ‘Homosexualidad’ las sociedades de nuestros países sufren una estafa sistemática, pues han comprado una cosa y han recibido otra. Digo esto en el caso de quienes han optado por comprarlo, no de aquellos a quienes se les ha impuesto contra su voluntad, que es la mayor de las veces. ¿Por qué entonces escribir un documento dirigido a una absoluta minoría? Por la misma razón por las que las campañas políticas no se concentran en convencer a los partidarios sino a los indecisos; y también, porque al desbaratar un pilar fundamental de la retórica homosexualista, puede convertirse un documento de alto valor apologético.

Ahora, entrando en el tema, lo que expondré en este artículo es justamente que bajo la palabra “homosexualidad” se hace referencia de forma indistinta a cuatro realidad completamente diferentes entre sí. Esta omnipresente falacia por equívoco es uno de las raíces de toda la retórica homosexualista, y a partir de ella se induce a muchos a confusión. A modo de propuesta para fortalecer la postura en favor del matrimonio, le daré un nombre a cada una de esas tres realidades.

En primer lugar se encuentra el primer significado de la palabra: El coito entre personas del mismo sexo. La relación sexual entre dos hombres o dos mujeres es una acción concreta que, como cualquier acción, depende de la voluntad y por ende está sujeta a juicios morales. Menciónese, sólo por mencionarse, que por más plural que parezca una orgía, como un simple trío, este siempre estará compuesto por relaciones homosexuales o heterosexuales. La polaridad de la que tanto acusan los homosexualistas en realidad es un hecho natural que es imposible negar.

En segundo lugar encontramos a las personas que se consideran homosexuales por sentir atracción por el mismo sexo. En este caso se puede presentar que la persona sienta atracción sexual por otras personas concretas de su mismo sexo, o que simplemente ciertos signos del mismo sexo (partes del cuerpo, por ejemplo) le excitan sexualmente. Contrario de lo que se dice, la atracción por el mismo sexo no tiene causas genéticas o biológicas, nadie ha podido demostrar tal cosa, y sólo se desarrolla en la pubertad, que es cuando las personas comienzan a sentir atracción sexual. En este caso nos referimos a una condición humana que al no depender de la voluntad de la persona, en la mayor parte de los casos, no puede ser causa de juicio alguno. Es necesario separarlo del coito homosexual, porque en ningún momento el que una persona sienta atracción sexual por otra del mismo sexo implica que sostenga relaciones sexuales con ella. Se ha comenzado a escribir de forma explícita como Atracción al Mismo Sexo (AMS), para hacer su diferenciación.

Por otro lado, hay que hacer la diferencia entre la AMS y la disforia de género. Si bien en muchos casos se presentan a la vez, hay que entender que sin embargo lo uno no implica a lo otro. Por la expresión ‘disforia de género’ nos referimos a la identificación de la persona con el sexo opuesto, o en menor medida a la adopción de ciertas maneras, gustos, expresiones, etc. que son propias del otro sexo. Esto en ningún caso implica que la persona sienta atracción sexual por otra del mismo sexo. No son pocos los casos en que una persona termina convenciéndose de ‘salir del closet’ y forzando una homosexualidad no deseada. Cabe recordar que así como los roles que adquieren los dos sexos varían en las diferentes culturas, aunque bien existen muchos elementos que son completamente universales, como la maternidad, la forma en que se presenta la disforia de género siempre tiene su origen en el entorno de la persona.

Por último, el cuarto elemento que hay que separa de forma radical de los tres anteriores es lo que llamo el homosexualismo. Entiéndase esta palabra como sinónima de la ‘ideología de género’, a la que llamo homosexualismo usando el sufijo –ismo para señalar de que se trata de una postura política particular. El homosexualismo se alimenta de la confusión en el público,  como las generadas por el equívoco que expongo, y por esta razón es harto difícil establecer una serie de principios que la sostengan. Varían de extremos contradictorios como el esencialismo (Los homosexuales nacen así por condiciones genéticas) al voluntarismo (Cada quien es libre de construir su propia sexualidad) según la conveniencia. Sin embargo, el homosexualismo se puede resumir a partir de sus principales objetivos políticos:

  1. Que se acepte socialmente que el placer es el único fin de la relación sexual (La homosexualidad es moral)
  2. Que se sustraiga la esencia de la definición legal del matrimonio (matrimonio igualitario)
  3. Que se considere a los hijos como un derecho (adopción homoparental)
  4. Que se eduque a los niños según las convicciones del Estado y no de los padres (educación para la tolerancia)
  5. Que se proscriba y se persiga con vehemencia toda opinión contraria a esta doctrina (leyes anti-discriminación)

Cabe mencionar que siendo una ideología política, es posible disentir de ella como se disiente de cualquier ideología. Así mismo, como hay mujeres que rechazan el feminismo e indígenas que rechazan el indigenismo, no son pocos los homosexuales que a pesar de serlo no comparten la ideología de género. Resulta obvio entonces, que la oposición al homosexualismo no implica jamás un sentimiento de odio a las personas homosexuales. Así también mencionaré que muchos ven el homosexualismo como un movimiento por los Derechos Humanos, sin percatarse de que es todo lo contrario, un golpe fatal para los Derechos Humanos y la lucha por el reconocimiento universal de la dignidad humana.

Ahora, vistas estas cuatro realidades completamente independientes, explicaré en qué consiste la estafa: Muchas personas abren las puertas a la ‘homosexualidad’ pensando en dar comprensión y aceptación a las personas que tienen una condición homosexual (realidades 2 y 3) y se ven obligadas a tragarse el paquete completo y entrar a las filas de la ideología de género. Así mismo, muchos son los que por rechazar abiertamente la ideología de género son señalados como homófobos, es decir, que padecen un odio irracional hacia las personas homosexuales, y por esta misma razón su palabra no tiene validez alguna.

Hay que hacer ver, por el contrario, que ninguna de estas realidades implica a las demás. Ni la atracción por el mismo sexo obliga a que la persona tenga relaciones homosexuales, ni que la persona se sienta identificado con el sexo opuesto implica que sienta atracción por el mismo sexo. Y ninguna de las anteriores implica que la persona acepte la doctrina del homosexualismo. En la mayor parte de los casos la persona sólo siente alguna de las realidades aquí enunciadas y en el proceso de “salir del closet” es convencida de adoptar las demás. Es importante mencionar además que la ‘intersexualidad’ llamada coloquialmente hermafroditismo, que a veces es esgrimida por parte del homosexualismo, no implica tampoco ningún tipo de homosexualidad.

Para concluir, este texto expone de esta forma un equívoco que se ha convertido en uno de los principales motores del homosexualismo. Muchos podrán entender por qué han terminado viéndose como los malos del paseo por rechazar una doctrina ideológica que ven como irracional y peligrosa. Así mismo, pretende aclarar las confusiones en que pueden encontrarse muchos indecisos, y servir para que otros autores puedan abordar el tema con un buen fundamento. También creo que esta diferenciación debe ser el punto de partida de cualquier diálogo o debate con exponentes o apologetas del homosexualismo, pues evitará que se pueda recurrir a una serie de falacias y acusaciones que se han vuelto comunes. Yo continuaré tocando otros aspectos del tema en posteriores entradas.Logo

13 de Julio de 2011

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: