Skip to content

唯さんに詩。

11 diciembre, 2008

Voló una golondrina,
veloz por el aire,
en medio del parque,
y allí me dejó.

Un alma tranquila,
no brilla como antes;
le apagan embates,
y falta de amor.

El sol de hoy día,
evaporó el rocío;
infinito estío,
un seco dolor.

La lluvia que cae,
diluida en cal;
la sed infernal
su mirada, causó.

Yui es su nombre,
belleza suprema,
la bondad extrema,
suspiro de Dios.

Refrescante viento,
pureza del agua,
calor de las brasas,
y el brillo del sol.

Bondad, inocencia,
fulgor, hermosura,
calor y ternura,
mi ausente valor.

11 de diciembre de 2008

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: