Skip to content

La Casa Quemada (To-Fu)

5 septiembre, 2008

Fuíme a buscar la casa
de mi primera edad…
Sólo encontré cenizas
donde se alzó el portal.
Salté sobre una barca,
marchito de llorar,
para sentir olvido
sobre la inmensidad.
Una noche dë oro
por el dormido mar,
improvisé en mi flauta
con lánguido compás:
era una melodía
a la luna estival,
en que todas mis penas
querían sollozar.
Pero la ingrata luna,
a modo de cendal,
veló tras una nube
su envejecida faz.
Volvíme a la floresta
-fue inútil ansiedad-
porque esta vez los árboles
no quisieron hablar.
He comprendido ahora
que mi felicidad
yacía bajo yertos
escombros, en la casa
de mi primera edad.
Volvíme sollozando
a la orilla del mar,
y a tiempo de arrojarme
al pérfido raudal,
pasó una barca, al remo
de una niña sin par.
¡Oh tú, que has sonreído
a mi doliente afán!
¡Oh tú, que me has salvado
del invencible mal!
Tu corazón me atrae,
y voy en él a alzar
la casa destruida
de mi primera edad.

Don Guillermo Valencia Castillo

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: