Skip to content

¡Ah! Manon…

13 octubre, 2007

Aléjame de tu mirada, me agarra;
a tu sonrisa me encadena;
Me arrastra hacia una condena,
al infierno que me aguarda.

¿Cuál es entonces la virtud,
si abandonar debo la piedad?
¿acaso caminando a la maldad
podrás entregarme el cielo, tú?

Una vida ejemplar me proyecté;
guardé pretensiones de gran señor;
pero en loca persecución del amor,
en un rincón, a todas ellas las dejé.

¿Cómo es posible que esa expresión,
de un ángel que todo lo alivia;
esconda dentro la más grande perfidia,
resulte siendo mi perdición?

Todo lo que esperaban de mí,
todo lo he echado a perder;
tu me has logrado aprehender,
y ya no quiero apartarme de tí.

¿Qué es mi vida sin tí a mi lado?
¿Puedo acaso vivir en tu ausencia?
Tu que con tu sola presencia,
mi corazón, hasta el cielo, has elevado.

Ni de un caballero, la virtud,
ni las riquezas de un gran Señor;
igualarán jamás tanto amor,
como el de una joven cual tú.

Pues, como el corazón de una mujer;
no hay reino tan extenso,
ni don alguno más excelso,
que hacerla reír, poder.

13 de Octubre  de 2007

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: