Skip to content

La Noche

1 octubre, 2007

Cuando el ruido de los autos calla,
y en las calles las voces se pierden;
la noche avanza cubriendo de calma,
sombra y silencio que apenas se sienten.

Un hombre en una esquina aguarda,
sus oídos atentos a esos pasos,
del incauto que por la noche anda,
y de ser robado no tiene reparos.

A un paso de ellos, de un poste asido,
un borracho se esfuerza en tenerse;
Para vomitar todo lo bebido,
sin poder su sed de vicio complacerse.

Un perro a un llamado responde,
Camina hacia un montón de miseria,
que a un alma humana esconde,
anque admitirlo el mundo no quiera.

Un joven avanza a pasos perdidos,
sus ojos, manchas rojas que apenas ven;
sus manos llevan dinero mal habido,
para comprar otro pasajero edén.

Un taxi pasa entre la noche densa,
adentro lleva una señora dormida,
su mente no ofrece ya resistencia,
aún sabiendo que perderá su vida.

No lejos de allí, a unas pocas cuadras,
una jovencita espera sentada,
su novio le dijo que él no se tarda,
que nunca podría dejarla plantada.

El frío insiste, no para de atacarla,
el silencio la cubre y la intimida;
de tantos peligros, quieren alejarla,
desviarla buscan, del mal y su mira.

Pero ella se queda, el reloj observa,
baja la vista al papel y suspira;
no valen los males que hacia ella se yergan,
ante una promesa que alegra su vida.

¡Que desvarío tan horrible del pensar!
¿cómo es posible un insulto a la razón?
¿acaso es noble como ella actuar?
¿Vivir siguiendo órdenes del corazón?.

1 de Octubre de 2007

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: